El Mundo de la Energía
Martes 16 Abril 2024 10:57:27 AM

“Los acuerdos con Chevron son un logro de nuestra política petrolera nacionalista”

Germán Márquez Gil: “Las sanciones prohíben a las empresas internacionales que mantienen sociedad con PDVSA que puedan continuar con sus planes de financiamiento (Foto PDVSA) 

Por Andrés Rojas Jiménez

El ingeniero de petróleo Germán Márquez Gil presentó el libro “Medidas Coercitivas Unilaterales contra la Industria de los Hidrocarburos en Venezuela. Daños y Perjuicios”, que partió como una investigación que realizó para el postgrado sobre Política y Comercio Petrolero Internacional en la Universidad Central de Venezuela y luego se convirtió en una de las publicaciones de referencia sobre lo que comúnmente se llaman las sanciones petroleras que impuso el gobierno de los Estados Unidos.
Estas medidas impidieron a Petróleos de Venezuela (PDVSA) a partir de inicios de 2019 poder exportar hacia su principal mercado como ha sido por más de 100 años y esa restricción se mantuvo hasta principios de 2023 cuando la empresa Chevron recibió una licencia para poder recibir y comercializar crudo venezolano en el mercado norteamericano.
“Vi la oportunidad para dejar un documento escrito desde el tecnicismo petrolero nacionalista, con datos estadísticos y una revisión bibliográfica exhaustiva que describe los daños y prejuicios que las llamadas sanciones internacionales ocasionaron a la industria de los hidrocarburos nacional”, explica Márquez Gil, quien es ingeniero de Petróleo egresado de la Universidad del Zulia y fue viceministro de Hidrocarburos y presidente encargado de la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), la filial de PDVSA socia mayoritaria en las empresas mixtas.

-Hay un grupo de sanciones que se adoptaron en 2017 vinculadas con financiamiento y las de 2019 que prohibieron toda exportación de petróleo venezolano hacia los EEUU. ¿Ambas sanciones afectaron la producción?

-Correcto. La industria de los hidrocarburos venezolana dispone de contratos de negocio que involucran actividades de generación y mantenimiento de producción, que requieren de un Capex y Opex (gastos de capital y operativos), que por lo general están asociados a planes de financiamientos. Estos programas comenzaron a verse afectados por el bloqueo económi¬co, financiero y comercial que impusieron directamente contra la industria a partir de 2017. Las sanciones prohíben tanto a PDVSA como a las empresas internacionales que mantienen sociedad con PDVSA en los modelos de negocios llamados empresas mixtas, que puedan continuar con sus planes de financiamiento para la inversión y mantenimiento, contemplados en los contratos suscritos en la constitución de cada empresa mixta. Al detenerse, no se pudo continuar con las actividades que involucran entre otras, la reparación y perforación de pozos, así como la construcción de infraestructuras y facilidades de superficie. Esta situación retrasó los planes de desarrollo que asocian producción, escenario que se agrava en 2019 cuando entran en vigencia las restricciones del comercio de petróleo venezolano. Este crudo con mercados naturales definidos comienza a quedarse en nuestros terminales de embarque, que son instalaciones que tienen una capacidad limitada. Se debe recordar que el negocio petrolero en algunos campos tradicionales comienza en las áreas donde se produce, luego se traslada hacia los patios de tanques donde se recolecta y trata, de allí el crudo es enviado a terminales de embarque para su comercio. Al tener restricciones para la exportación, esa cadena se ve afectada por no tener capacidad de almacenamiento y eso trajo consigo que las áreas operacionales se vieran obligadas a ejecutar paradas seguras de campos por no disponer de espacios para almacenar producción.

-¿Por qué se ven limitadas de hacer inversiones otras empresas que no son norteamericanas o la exportación hacia otros países distintos a Estados Unidos?

-Las órdenes ejecutivas del gobierno de los Estados Unidos han sido bien contundentes contra el gobierno venezolano y sus empresas, pero también limitan a compañías extranjeras que hagan negocios con particulares en representación del gobierno venezolano y que estén vinculadas con PDVSA o empresas del Estado. Siendo estas amenazas de ser sancionadas por tener una relación comercial con Venezuela. Por citar un ejemplo, tenemos el caso de Repsol –que es una empresa española- socia con una filial de PDVSA como es la CVP (Corporación Venezolana del Petróleo) en una mixta llamada Petroquiriquire, la cual está limitada para realizar sus aportes de capital en el plan de negocio, como tampoco puede comercializar petróleo de Venezuela porque las sanciones repercutirían sobre ella, afectando otros negocios en otras latitudes.

-¿Con eso quiere decir que aún Repsol –que es española-tiene sus limitaciones debido a las sanciones adoptadas por Estados Unidos? 

-Correcto, pero es lo mismo con los otros casos. Venezuela tiene más de 40 socios. Unos se han retirado y otros se han sumado, pero si los socios no disponen de una licencia como es el caso de Chevron pues difícilmente pueden operar en la industria petrolera de manera normal como lo harían en cualquier parte del mundo. Entonces, las limitaciones se convierten en una camisa de fuerza para ejecutar actividades para el mantenimiento o aumento de producción que requieren de financiamientos y una inversión sustancial para desarrollar o mantener la capacidad de producción en los campos venezolanos.

-Con lo que se está viendo con la licencia a Chevron, ¿se puede decir que una flexibilización o levantamiento de las sanciones pueda ocasionar un efecto inmediato en la producción?

-Totalmente. Al retomarse un mercado natural como es el norteamericano, se tendrán dos efectos positivos: por un lado, ganancia por la venta de crudo a precios establecidos en el mercado petrolero internacional porque de lo contrario se requiere de descuentos para poder comercializarse en otros continentes, como lo explicaban nuestras autoridades gubernamentales, adicionalmente menguan los costos asociados a fletamientos, ya que un barco con destino Asia tendrá un costo mayor que a uno que vaya a Estados Unidos, es decir, vamos a tener mejores dividendos por comercializar directamente con un cliente final tradicional. Adicionalmente, al poder disponer de espacios en los terminales de embarque, pueden recuperar producción en los campos, porque en la cadena del negocio se reanuda el eslabón del comercio, para el caso de empresas mixtas como Petro Boscán y Petro Piar, cuyo crudo se exporta a refinerías históricas en los Estados Unidos, esto trae efectos positivos en estos campos, retomando el dinamismo de estas empresas petroleras. Sin duda alguna, la licencia otorgada a Chevron mejora las condiciones de la industria petrolera venezolana, pero solo para las sociedades donde tiene participación la trasnacional, situación que puede replicarse por igual en aquellas empresas mixtas o directamente en PDVSA de existir una flexibilización de las medidas coercitivas impuestas contra la industria petrolera nacional.

-Esta licencia de Chevron tiene unos límites. Si se levantaran completamente las sanciones o se amplía la que tiene, ¿qué más podría hacer?

-Los límites que se han establecido en cada una de las licencias, se refieren a tiempos de duración y operación, pero la última es extensa, de hecho, se renueva automáticamente hasta que otra orden diga lo contrario. En cuanto a la operación es bien amplia, es un documento público y ha sido bien mediático, efectivamente, impulso la firma de acuerdos entre autoridades petroleras venezolanas y directivos de Chevron. Pienso que las condiciones contractuales y operacionales están dadas para que las empresas mixtas donde tiene participación la trasnacional puedan alcanzar los niveles deseados de producción, es cuestión de tiempo porque optimizar un campo requiere de mantenimientos de infraestructura en superficie, adicional a las actividades asociadas a subsuelo, y de realizarse perforación de nuevos pozos, es una producción que vamos a ir viendo con el pasar de los meses.

-¿Por encima de los 200.000 barriles diarios?

-Tenemos cuatro empresas mixtas donde se encuentra Chevron. En el caso de Petropiar y Petroboscán son empresas mixtas con un potencial de producción por encima de los 100.000 barriles por día. Si estas empresas realizan las actividades establecidas en sus planes de negocios, alcanzan una producción óptima y sostenible, pudiésemos decir que las cuatros podrían sumar más 200.000 barriles diarios.

-¿Qué responde a quienes dicen que los acuerdos con Chevron es una forma  de privatización?

-Los acuerdos están sujetos a la vigente Ley Orgánica de Hidrocarburos. Nuestro basamento jurídico blinda la participación del Estado, a través de empresas de su propiedad con un porcentaje accionario mayor al 50% en cada sociedad, las operaciones y fiscalizaciones de producción son llevadas a cabo por venezolanos, de hecho, la presidencia de estas empresas mixtas está a cargo de una mujer petrolera venezolana. Este es un logro de nuestra política petrolera nacionalista. Por tanto, no estoy de acuerdo con esa afirmación, no hemos entregado soberanía, el petróleo se sigue produciendo y pagando la regalía que le corresponde al Estado por concepto de explotación petrolera.

Puede escuchar el audio de la entrevista https://soundcloud.com/user-813591196/petroguia-german-marquez-13-07-2023
 

Categoría: 
País: 

PUBLICADO: 18 de agosto de 2023
Share